Traductor (lee mi blog en tu idioma)

miércoles, 17 de abril de 2013


Hoy después de mucho tiempo vuelvo a retomar este blog y para algo distinto a la jardinería, de la cual tampoco me despido.
He restaurado unas mesillas de noche y algunas personas me han sugerido que colocara el paso a paso en un sitio donde se pudiera consultar y permaneciera al alcance y he decido hacerlo aquí.

Vamos a ello:

Son dos mesillas de noche de los años 60, me gustó su estilo y sobre todo su calidad, ya que estaban nuevas a pesar de su edad.
En la foto de abajo presento una ya lijada suavemente pero a fondo, sin dejar ningún ricón.





Procedo a aplicarle una capa de imprimación para facilitar el blanqueado




A la vez  y mientras secan voy tratando los cajones por todos sus lados.
Estos los he pintado directamente con esmalte blanco por dejarlos parejos e higinizarlos, todavía no he decidido si ponerles un papel en el fondo........




Procedo a aplicar una primera capa de pintura, para decapar uso plástico blanco de decoración, ya que al final irá barnizado y facilita mucho el lijado, se deja lijar mejor y deja hacer zonas intermedias muy interesantes.




Igual, por todos los lados de la mesilla, incluyendo la parte trasera.
Conservan las etiquetas de transporte de la fábrica y he decidido conservarlas como nota curiosa





Ya tengo las dos pintadas de blanco y a punto para lijar, ahora solo es cuestión de emplear una lija primero más abrasiva para "sacar" las partes de madera que interesa como si fueran roces de uso y luego una lija más fina para acentuar estas partes y dar un acabado uniforme a todo.
Con ese último lijado conseguimos que se iguale cualquier posible marca de la brocha, chorreón o defecto que pueda haberse quedado.
Tampoco insisto demasiado puesto que los "defectos" forman parte de esta técnica.





Conseguiremos una durabilidad eterna y que sean totalmente prácticas para limpiar aplicando una capa de barniz satinado transparente.
El barniz lo aplicaremos un poco diluido, ligero, ya que que se trata solo de fijar el conjunto y que sea muy práctico conservarlo.
Se podría acabar con una buena capa de cera y puliendo a fondo, pero es mucho más trabajo y el resultado es casi identico, resulta menos duro a la hora del mantenimiento y hay que renovarla de vez en cuando.




Después de volver a fijar sus propios tiradores que en este caso estaban en buen estado, solo han necesitado limpieza, este es el resultado final.

Espero que os sirva de ayuda si estáis pensando renovar algún mueble en este estilo.




Gracias por el rato dedicado a la lectura de este post, saludos a tod@s 

5 comentarios:

Mónica dijo...

Rocio, cómo echaba de menos leer tu blog. Me alegro que hayas encontrado un ratito para volver a escribir y que puedas dedicar tiempo a tus manualidades. Las mesillas han quedado genial!

Rocío dijo...

Gracias Mónica, la verdad es que he tenido el blog descuidado un tiempo, pero pienso seguir con el, solo que abriendo un poco el abanico, quiero incluir otras cosas que vaya haciendo.
Besos y gracias por echarme de menos.

Chomp dijo...

Feliz regreso, espero ver todas tus ideas.

Monica Marco dijo...

Hola Rocío, hace mucho que no escribes aquí pero espero que leas este comentario.
Vengo a darte un premio, sin dotación económica (pos vaya!), pero te lo doy porque tu blog es uno de mis preferidos. Cuando tengas un ratito pásate por este post de mi blog: Premio "Conóceme" . Allí lo explico mejor.
Un beso!

Anónimo dijo...

Me gustaba mas antes

Fuchsias en Otoño 2001