Traductor (lee mi blog en tu idioma)

martes, 27 de enero de 2009

Preparando esquejes para enviar

Explico de forma gráfica como preparo mis esquejes de fuchsia ya enraizados para enviar.

video

sábado, 24 de enero de 2009

Aprovechamiento de ramas de fucsias

Muchas veces disponemos de ramas completas de fuchsia, que por diversas razones llegan a nuestras manos (podas, accidentes etc), estas ramas no son aptas para sembrarlas enteras, ya que por el número de hojas que tienen y sus dimensiones tardan en sacar un número de raíces suficiente para alimentar todo el material más tiempo del que las hojas pueden aguantar sin recibir alimento.
La mayoría de las veces, si son plantadas así, morirán.





Sin embargo, no tenemos por que desperdiciarlas, podemos sacar de ellas varios esquejes que seguramente si agarrarán y nos darán nuevos ejemplares.
Lo primero a hacer es sacar todos los esquejes viables, como muestro en la imagen.


Esquejes viables, son aquellos que tienen al menos un nudo además del ápice, vemos que de esta rama hemos conseguido sacar tres.


En este esqueje que muestro a continuación se aprecia perfectamente el ápice y dos nudos por debajo de este, hemos arrancado las hojas de los nudos inferiores, para reducir el consumo de nutrientes y hemos raspado un poco la base del tallo, haciendo así una superficie grande por donde el esqueje obtendrá más humedad y producirá un callus grande, de ahí saldrán las futuras raíces.


Además nos han sobrado dos trozos de rama, que podemos poner a enraizar también, dejando un par o tres de hojas y raspando el cabito.
De esta forma hemos aprovechado una rama y hemos aprendido a sacar esquejes.
Espero que este artículo sea de utilidad, como siempre.
Saludos:
Rocío Bermejo

jueves, 22 de enero de 2009

Fuchsias Triphyllas y Pantrys con frío









En este invierno largo y frio que estamos teniendo, con nevadas donde no suele haberlas y heladas donde no son usuales, he sufrido un "accidente" mis fuchsias koralle e Insulinde, dos triphyllas de las que me siento orgullosa y que me han dado los mejores resultados imaginables, aparecieron heladas de un día para otro, mientras que otros cultivares que incluso había en la misma jardinera, no parecen haber tenido problemas.
Primero las protegí con un plástico y al cabo de diez días, cuando observé algún movimiento de yemas, podé.
Naturalmente he procurado informarme y mi amiga Lali, me paso esta información, que me resulta tan interesante que he decidido ponerla aquí.

En primer lugar explicar que Charles Plumier en 1695 encontró en la isla Hispaniola (hoy Rep. Dominicana), algunas triphyllas y describió ya esta especie de fuchsias con el nombre Fuchsia triphylla flore coccineo. En 1753 Linnaeus en su libro Species Plantarum le acortó el nombre y se quedó en F. Triphylla.Son fuchsias, que sabiendo de donde proceden es fácil de entender (Caribe y Andes tropicales), que no aguantan tan bien el frío como otras especies, ni tampoco la sequedad.En 1882 llegaron las primeras al Reino Unido y enseguida aparecieron los primeros híbridos de esta especia, usando a menudo F. Boliviana para hibridar.El grupo al que popularmente llamamos como triphyllas suelen ser estos híbridos. Las características principales que las distinguen de otros híbridos, es el color verde-oliva de las hojas, algo rojizas y velludas en su dorso y el color rojo-anaranjado de las flores, que son de tubos largos y crecen en los ápices de las ramas, formando grupos de flores o racimos.No son plantas difíciles, aunque presentan algunas particularidades que las hace ser un grupo aparte dentro de los híbridos de fuchsia. Por ejemplo, la temperatura de hibernación, que nunca debe de bajar de los 8° C, siendo 10° C la temp. ideal en los inviernos. Por tanto sólo pueden crecer libres en el jardín en lugares dónde los inviernos sean templados. No son aptas para sepultar en turba en los inviernos, ya que tardan demasiado tiempo en recuperarse. Un buen consejo es hacer esquejes de reserva que mantendremos dentro de la casa o hibernadero, para evitar quedarnos sin ellas.Los buenos esquejes deben de obtenerse en la primavera, cuando todavía no han aparecido las flores. Esto es porque los capullos se forman en los ápices de las ramas, así que cuando estos han aparecido es imposible obtener un buen esqueje apical. O bien hay que usar las ramas secundarias inferiores para los esquejes, procurando que al menos las hojas del esqueje sean 1,5 cm de largas.Son plantas que aguantan mejor el sol, siempre teniendo en cuenta que sus necesidades de agua son altas. Quien sepa encontrar un buen equilibrio entre el tamaño de la maceta y los riegos, disfrutará de largas floraciones, con racimos de brillante colorido en rojo escarlata-naranja rojizo, de una gran belleza. El pigmento azul, no se encuentra presente en las flores de este grupo, por lo tanto no hay triphyllas ni en lila o morado.En los listados de fuchsias aparecen con las letras tr detrás. A lo mejor alguien se ha fijado en que aparecen a veces otras letras detrás pt, que significan: Pantri-híbridos.Los híbridos Pantri son otro grupo aparte, bastante nuevo. Los cultivadores están presentando en los últimos 15 años bastantes nuevos cultivares de este grupo de fuchsias.Son híbridos del cruce de F. Triphylla con F. Paniculata. Las flores suelen tener las características de F. Paniculata, así que la gama de color en las flores, es mucho más amplia que en los híbridos Triphylla. Los Pantri pueden ser además de rojo, rosa o lila y el blanco aparece con regularidad. Las plantas necesitan también inviernos templados y se caracterizan por los racimos de flores muy anchos que aparecen al final de las ramas, que crecen arbustivas hacia arriba. Las flores suelen ser algo pequeñas de tamaño, por eso uno de los objetivos de los hibridadores es obtener pantris de flor grande.He obtenido mi información, entre otras fuentes, del libro Fuchsia's hebben en houden (NKvF) y de la web siguiente http://www.geldersefuchsia.info/AM-J...o_Magazine.htm, en la que se pueden ver fotos de las fuchsias nombradas.

Este artículo ha sido escrito y elaborado por Lali, de Infojardín.

miércoles, 7 de enero de 2009

PODA ORDINARIA EN FUCHSIAS

Esta fuchsia koralle ha tenido una temporada espectacular, ha dado flores desde la primavera hasta el momento de la poda.
Evidentemente, aunque su maceta es grande, se le ha quedado pequeña, por tanto me propongo buscarle un hogar mejor y más amplio.




Esta es la maceta que he escogido para ella, es de 50 cm de diametro, realmente grande.



Procedo a sacarla de su maceta, está bastante llena de raices, en este caso, como tampoco ha hecho "canastilla" (las raices no están enrrolladas alrededor) no toco apenas el cepellón, lo coloco encima de una pequeña capa de sustrato y relleno alrededor.


Corto respetando la estructura, siempre por encima de una yema exterior.
Elimino todos los tallos entrecuzados, débiles y mal posicionados.
Intento respetar la estructura de tallos conseguida en dos años anteriores, no hay que olvidar que esta planta es conseguida a partir de un pequeño esqueje, como todas mis fuchsias.


Al cabo de tres semanas, está rebrotando, espero poder mostrar esta planta en primavera cuando esté repleta de flores y bien formada.







Fuchsias en Otoño 2001