Traductor (lee mi blog en tu idioma)

domingo, 28 de noviembre de 2010

Otoño en mi patio 29 noviembre 2010

Es otoño, otoño en mi patio, como en todas partes, aún así sin apenas flores siguen existiendo plantas e imagenes que me apetecen compartir.

Estas begonias en un macetero en forma de bicicleta se han conservado esplendidas a pesar de que ha pasado toda su floración.
Dan una sensación de frondosidad y salud envidables, en la mañana fría lucen espléndidas.
Están combinadas en el rincón de la kentya y entre helechos de varias clases y aspidistras.
Su mantenimiento es mínimo, reduciendose a unas dosis normales de riego (ni encharcadas, ni sedientas), su reproducción tan fácil que roza lo absurdo.
Al fondo se puede apreciar otro tipo de begonia muy resistente y duradera, las flores no son muy llamativas pero su estado siempre frondoso y su tacto aterciopelado merece la pena, como las anteriores su reproducción es muy sencilla.





En la siguiente foto se puede apreciar la fabulosa kentia que llegó a mi casa siendo niña y se ha convertido en una esplendida adulta que amenaza continuamente con romper el toldo.
No es objeto de ningún cuidado especial, solo se la abona de tanto en tanto y en verano disfruta de un gotero sencillo, cuando pasan los calores todo el riego automatico es desconectado y depende exclusivamente de que yo me acuerde de regarla.





Las aspidistras como siempre siguen frondosas, verdes, discretas pero exuberantes, a la vuelta de vacaciones las sometí a una limpieza profunda retirando todas las hojas de años anteriores perjudicadas y rellenando las macetas con tierra rica y humosa, de vez en cuando son regadas con la solución de acido citrico y quelatos de hierro que uso para todas las acidófilas, cuando les dedico un rato y las limpio hoja por hoja con una balleta mojada y a continuación les paso un trapo con cerveza lo agradecen enormemente, pero eso solo sucede un par de veces al año, debido a su monstruoso tamaño.



Son sin duda unas buenas guardianas y escuderas de la puerta de entrada a la casa desde el patio.







3 comentarios:

Yolanda dijo...

Pero qué maravilla las Aspidistras!!
Me encantan además esas macetas, lucen estupendas.
Y ese rincón con la kentia es increíble. Pocas veces las he visto tan frondosas.

Rocío dijo...

Las aspidistras son hermanas de la que te comenté que me gustaba para tu porche, aquí la tienes cuando decidas adoptarla, ya ves que son siempre una buena compañía y sin preocupaciones ni ningún trabajo.
la Kentya es increible, tengo fotos de ella de cuando era una de esas palmitas que regalan para el día de las madres........

Anónimo dijo...

No sabes lo que estoy disfrutando viendo de nuevo rincones de tu patio, que aunque tú creas que es repetir, a mi me parece que es ver el progreso de las plantas, y tus plantas son bellísimas... Las que tienen flor, porque tienen flor; y estas verdes, porque hay que ver que cuidadas y frondosas están... Yo me compré ace casi dos años una palmera de esas de salón, y está como el primer día... La que tengo muy bonita es una aspidistra que me regaló mi abuela con tres u cuatro hojas hace un par de años... Un besito Roci!! Sonia

Fuchsias en Otoño 2001